Catalina de Aragón, La esposa del Rey Enrique VII

Por no darle un hijo varón fue humillada en público y el malvado personaje le dio todos los títulos a su amante.. La historia de Catalina de Aragón.

La esposa del Rey Enrique VII, el decapitador

Catalina de Aragón, la hija de los Reyes católicos y probablemente la que más se parecía a su madre, Isabel la Católica, el destino le tenía preparado un papel trascendental en la Historia de Europa.

Con apenas 16 años una adolescente Catalina de Aragón, llegó a las costas inglesas el 14 de noviembre de 1501. La joven se casó. La boda se llevó a cabo, con todo tipo de boato en la Catedral de San Pablo de Londres. La joven princesa tenía 16 años, Arturo, principe de Gales, con tan sólo 15, era un joven con apariencia de niño, rubio y de constitución débil.

La unión de estos niños duró bien poco. Apenas cinco meses después de su boda tanto Catalina como Arturo enfermaron súbitamente. Ella consiguió sobrevivir pero el “sudor inglés”, una extraña enfermedad que apareció en el Reino Unido en el siglo XV y cuya causa sigue siendo una incógnita para Ios científicos, se llevó por delante a un frágil Arturo que falleció el 2 de abril de 1502.

Se casó con Enrique VIII

Enrique VII propone casarse con Catalina de Aragón, pero Isabel y Fernando no aceptan; él tiene 46 años, ella 17. Ofrece entonces a su otro hijo, el futuro Enrique VIII, un joven príncipe y heredero al trono que contaba con tan solo 11 años de edad.

Tras la muerte de Enrique VII, un joven Enrique VIII accede al trono de Inglaterra en el año 1509.

A los pocos meses de su ascenso al trono real se casa con Catalina de Aragón, necesitando para ello de una dispensa papal al tratarse como se trataba de la mujer de su hermano. lnglaterra necesita un heredero y a los pocos meses de su matrimonio Catalina de Aragónse queda embarazada, Ia dicha de la joven pareja no puede ser mayor, pero en los primeros meses de 1510 un aborto desbarata sus ilusiones. Catalina sufre varios abortos y concibe un nuevo hijo que fallece al poco de nacer.

El 18 de febrero de 1516 y tras 4 embarazos, Catalina da a luz a una niña, Maria, la que su madre comienza a educar como futura Reina de Inglaterra.

La útima boda de Enrique VIII

La útima boda de Enrique VIII

Elijo esperado con su amante

Un año más tarde, Isabel Blount, amante del rey, le da el hijo que tanto ansiaba. Enrique VIII Io reconoce públicamente al tiempo que lo colma de títulos y honores. Es la primera humillación pública de Catalina a la que responde con la dignidad y entereza que la hizo ser una de las soberanas más queridas por el pueblo inglés. “La Reina de todas las reinas y modelo de majestad femenina”, tal y como la definió William Shakespeare.

Enrique VIII solicita al Papa la anulación de su matrimonio, argumentando en el capítulo XX del Levítico: “Y el que tomare la mujer de su hermano, comete inmundicia. La desnudez de su hermano descubierta; sin hijos serán”

Catalina de Aragón vuelve a alegar que su matrimonio con Arturo no fue consumado y que además había una dispensa papal. El Papa no concede la nulidad y Catalina gana el juicio. El rey propone retirarla en un convento.

Catalina no acepta ninguna de las ofertas de Enrique VIII para llegar a una disolución pactada del matrimonio y se niega a que su hija Maria sea declarada bastarda.

El pueblo inglés adoraba a su Reina y de hecho ella podría haber desencadenado un motín contra Enrique VIII. Fue algo a lo que nunca se prestó. El 18 de junio de 1529 comparece digna y serena ante el tribunal legatario de Blackfriars. Al ser citada a declarar.

catalina de aragon y ana bolena

En 1533 la ruptura con Roma era un hecho: Thomas Cranmer, Arzobispo de Canterbury, declaró nulo el matrimonio y Enrique VII se casó con Ana Bolena, a la que el pueblo inglés denominaba “la mala perra”. Poco duró este matrimonio y el destino de Ana fue bien distinto al que su ambición imaginó. Pero esa es otra

Enrique maltrató a su esposa y la humilló en público y en privado pero lo cierto es que nunca consiguió vencerla ni en una sola de las discusiones que mantuvieron. Según llegó a comentar Cronwell, ministro principal del Rey y uno de los que más contribuyó a su destrucción: “La naturaleza se equivocó al no hacerla varón… si no fuera por su sexo, superaría a todos los otros héroes de la Historia”. Catalina murió el 7 de enero de 1536, a los 50 años de edad, alejada de su única hija y derrotada por una profunda depresión. Catalina de Aragón, al ser embalsamada su médico encontró su corazón negro. Ni siquiera a día de hoy podemos saber a ciencia cierta si fue víctima de un envenenamiento o de algún tipo de cáncer letal.

Puedes visitar nuestro blog paranormal, en donde encontrarás más historias como esta.