El Acosador de Cindy James

El Acosador de Cindy James

El acosador y asesino invisible de la enfermera Cindy James. Por años atormentó con sus actos más tenebrosos que la llevaron a la locura.

Índice

    El Acosador de Cindy James

    Cindy Elizabeth Hack, nació en Canadá en el año 1944, siendo la mayor de 6 hermanos. Desde muy pequeña, tenía la ilusión de convertirse en enfermera. Años después lo cumpliría, empezando a trabajar con niños discapacitados. Era una joven muy simpática, que sobresalía por su bondad, amabilidad y carisma. 

    En 1966, año que se graduó y empezó a trabajar, conoció en el hospital a su futuro esposo, el doctor Roy Makepeace. Quien era quince años mayor que ella y se encontraba casado. 

    Su familia no apoyaba su relación. Su padre, Otto, no lo consideraba un buen hombre para su hija, y no era por Ia diferencia de edad, sino por haber tenido a Cindy James como su amante durante mucho tiempo, ya que recién meses antes de volverse a casar fue que se divorció. 

    El matrimonio se desvanece, y su matrimonio de ensueño llegó a su fin, un 1 de julio de 1982 la enfermera solicitó el divorcio sin dar muchas razones, manifestó que era una decisión mutua y que todo seguiría siendo igual. 

    A pesar de todo, había una frustración que ella reprimía, y es que su relación estaba bajo las condiciones de Roy, pues solo se comunicaban cuando él lo quería. Empezó a padecer de ataques de ansiedad y su condición mental fue poco a poco decayendo, cambió su actitud y tuvo episodios de gran violencia contra su ex marido. 

    Fue ingresada unas 7 veces al hospital por autolesiones que se estaba realizando. Debido a esto, en 1985, Roy se alejaría completamente de su ex esposa y su familia.

    Cindy James

    Empieza el acoso

    Llamadas telefónicas anónimas, que al atender nadie respondía, hasta que le colgaban. Decidió reportarlo a la policía, e inmediatamente comenzaron las investigaciones para dar con el responsable. Pero la situación empeoró, durante los 3 meses posteriores, Cindy James declaró que en las noches escuchaba pasos por su jardín, además, habían roto sus luces que alumbraban el alrededor de la casa y cortado su línea telefónica.

    Asimismo, le empezaron a llegar espeluznantes notas amenazadoras, las que detallan cómo iba a morir, así como fotografías de cadáveres en camillas que dejaban en el parabrisas de su carro.

    Por las mañanas encontraba un paquete de carne cruda en su puerta. También, comenzó a encontrar gatos ahorcados en el árbol de su jardín, o en el felpudo de su entrada.

    Cuando no había nadie en la casa, el acosador irrumpía dentro para romper las ventanas y destruir los cojines. Los oficiales comenzaron a vigilar la casa las 24 horas del día. Sin embargo, nunca se dio con alguna pista, lo que condujo a una desconfianza.

    Para empeorar la situación, un día los investigadores la encontraron paseando a su perra a altas horas de la madrugada por calles desoladas. Debido al incidente, Cindy fue interrogada y 24 horas después, su perrita, que estaba desaparecida, fue encontrada días más tarde atada a un árbol, sucia y manchada con sus propias heces. 

    Su miedo la llevó a invertir todos sus ahorros en un investigador de nombre Ozzie Kaban, quien le dio varias instrucciones, así como unos aparatos que los mantendrán conectados a ambos. Una noche Kaban escuchó ruidos extraños que venían de la radio que los comunicaba. Sin dudarlo salió en su búsqueda hasta su casa para ver lo que sucedía. Entró a la casa, gritando su nombre sin respuesta, llegó hasta la cocina donde encontró a Cindy boca abajo en el suelo, con un cuchillo que la atrapaba y atravesaba una sus manos con una nota ensangrentada, la cual decía “eres una muerta”.

    También tenía unas medias negras de nylon que ahorcaban su cuello, lo cual sería más adelante, la firma de su agresor. 

    Cindy James fue hospitalizada inmediatamente. Al recuperarse la interrogaron, pero solo pudo dar unos pocos detalles. Para la policía nada concordaba, por lo que cerraron el asunto creyendo que todo había sido un montaje de ella.

    El tormento continúa

    El acoso por teléfono empezó a aumentar. Los padres pensaban que el acosador hacía todo tan preciso para que la desconfianza sea sobre Cindy James. Declararon ante los oficiales que, para ellos, el principal sospechoso sería el ex marido, ya que tendría que ser alguien muy cercano a ella. 

    La policía coordinó con Cindy una  llamada telefónica con Roy, para ver su reacción y Ia relación que tuvieran. No funcionó como esperaban. Al conversar por teléfono, Cindy descargó todo el dolor que había tenido contenido sobre su relación, pero Roy respondió totalmente indiferente, catalogándola de enferma. 

    Ante aquel suceso, la policía interrogó a Roy, quien declaró sobre su ex esposa, que era una persona psicótica que padecía de un delirio persecutorio, alucinaciones y personalidad múltiple. Negó tajantemente que él pudiera estar involucrado en lo que le estaba sucediendo. Se le investigó durante cinco años y jamás pudieron encontrarle algo que lo asociará con el acosador. 

    Primeros ataques

    Cindy se mudó, pintó su carro y cambió de apellido por James. Sin embargo, nada parecía funcionar, su acosador siempre la hallaba.

    Se la encontró tirada en una zanja a 3 km de su casa, con botas de trabajo de un hombre y un guante en una mano. Tenía muchas contusiones en todo el cuerpo y signos de haber sido ultrajada.

    Fue hospitalizada pero la policía parecía no creerle, Cindy James no podía recordar lo que había sucedido. Al darle el alta, decidió quedarse en la casa de una amiga.

    Una de las noches, todos despertaron por un humo que invadía la casa proveniente del sótano. alguien había iniciado un incendio y la policía determinó que había sido provocado desde el interior, sin embargo no encontraron ninguna pista de quién podría haber provocado el fuego. Toda la culpa parecía recaer en Cindy James.

    Barber-cindy tumba
    Tumba de Cindy.

    Trágico final

    El día 25 de mayo de 1989, Cindy James desaparece en el camino a un centro comercial. Cuando llamaron a los oficiales, no intentaron dar con su paradero ya que pensaron que era otro montaje. Sin embargo su cuerpo se encontró dos semanas después en un terreno abandonado. En la autopsia se encontró que había sido intoxicada con morfina.

    Nunca se supo del asesino y sigue siendo un caso sin resolver.

    Visita nuestro blog sobre misterios para más casos parecidos. Si te ha gustado, compártelo con tus amigos!

    Déjame un comentario

    Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia.